Simplemente Palestina

Israel, además de contar con algunas de las mejores playas del medio oriente y con la ciudad de Jerusalén, tierra santa, tiene infinidad de actividades que realizar, tanto que, para mi, dos meses de viaje no me fueron suficientes para conocer todos los must y más.

Justo después de llegar a la ciudad de Tel Aviv, tomé un sherut a las afueras del aeropuerto, mi recomendación es decirle al chofer que te deje en Damascus Gate, justo a las afueras de la antigua ciudad de Jerusalén.

100% recomendable el Hostal Faisal, tiene una excelente ubicación, justo al frente de Damascus Gate, precios accesibles y habitaciones privadas y compartidas, además de estar estratégicamente situado justo a un lado de una tiendita donde podrás comprar víveres básicos y arriba de un pequeño restaurante de comida rápida típica de la región, que incluye en su menú los ya bien conocidos falafel, gyros y kebab.

Si prefieres una experiencia culinaria local más única, siempre puedes encontrar algunos snakcs típicos justo antes de cruzar las puertas de la ciudad y al cruzarlas encontrarás varios puestos de frutas y vegetales frescos, además, las personas locales en la ciudad de Jerusalén son muy calurosos con el turista, si los encuentras almorzando, puedes correr con la suerte de ser invitado a compartir el almuerzo con ellos, pero cuidado, son hábiles endedores y si no estás interesado en comprar sus productos, vas a tener que rechazarlos con firmeza para evitar una insistencia bastante incomoda.

Santo Sepulcro, muro de los lamentos, el Domo de la Roca, Monte de los olivos, encontrarás un sinfín de lugares santos, históricos y de interés, así como restaurantes y galerías de arte alrededor de la ciudad. Y si estás en busca de llevar algún suvenir a casa, ya sea desde un llaverito hasta una de las mas finas alfombras, mi recomendación sería esperar, si cuentas con suficiente tiempo para viajar y estás dispuesto a conocer un poco mas de los destinos poco conocidos del oriente medio, te vas a encontrar con varios de los mas finos tejidos en el mercado de Hebrón, y alguna de las mejores experiencias culinarias en Ramallah o bellas artesanías talladas en madera en Belén, así que espera, lo mejor está por venir.

A las afueras de los muros de la ciudad, a solo un par de minutos, se encuentra una de las terminales de autobús, cualquiera puede señalarte la dirección y decirte que bus tomar, pero si mal no recuerdo, yo me abordé el bus número dos con dirección a West Bank, Cisjordania o mejor conocido como Palestina, que por solo algunos pocos NIS te llevará hasta la ciudad de Belén.

Palestina es… hasta ahora sigue siendo un poco difícil para mi definir lo que es Palestina, un estado no reconocido?, un territorio en conflicto?, un lugar seguro o peligroso?, lo que si te puedo decir, es que es uno de los lugares mas bellos que he conocido, con las personas mas calurosas y varios de los ojos mas bellos que he visto en el mundo, personas con voluntad de acero, cultura milenaria y una visión humana y actual del mundo.

Mi puerta de entrada a Palestina fue la ciudad de Belén, apenas cruzas el muro, te encuentras con un mundo diferente y para mi gusto, más bonito. En la parada del bus casi siempre encontrarás personas vendiendo café y/o el diario o periódico, es mi recomendación no dejar de probar ese café que hasta la fecha tanto extraño, en cuanto al periódico… carezco de las habilidades que me permiten leerlo y entenderlo, así que para mi no fue opción comprar un diario.

La recomendación es la siguiente, dirigente directamente hacia la plaza principal de la ciudad, si es de mañana y eres un viajero con gran afición por la comida y la bebida, como yo, justo en la subida a la plaza principal, puedes encontrar uno de los mejores falafel que vas a probar en tu vida, al centro de la plaza encontrarás quien te venda café y justo debajo de los portales vas a encontrar un buzón de la oficina de correos de la Autoridad Palestina, útil si te gusta enviar postales a tu familia y amigos, y el bar principal del lugar, The Square, donde puedes ordenar algún snack, una rica cerveza Taybeh, elaborada de manera artesanal en palestina y de las más finas de la región y por supuesto fumar un poco y platicar con alguno de los meseros que atienden el lugar y podrán recomendarte actividades a realizar.

Una vez habiendo comido y bebido. Apenas a unos metros del bar se encuentra la Iglesia de la Natividad, lugar donde have mas de dos mil años nace la navidad, el lugar de nacimiento de Cristo, una pequeña puerta, al costado izquierdo del edificio, da entrada a la Iglesia de la natividad, ya seas fiel creyente religioso o no, es un lugar que debes recorrer con calma y curiosidad, ya que a cada paso hay alguna joya histórica, religiosa, artística o arquitectónica que apreciar, no hace falta pedir indicaciones, el solo ver el flujo de gente y el mismo edificio te va llevando al preciso lugar donde nació Cristo, marcado en el suelo por una estrella plateada de 12 picos, tendrás que ponerte de rodillas, acercar la mirada y esperar algunos segundos a que tu vista se acostumbre a la penumbra del lugar para poder visualizarlo… sin duda algo para recordar toda la vida.

A escasos minutos del centro de la ciudad, puedes encontrarte con otros grandes sitios de importancia no solo religiosa, sino histórica y cultural, como lo es la tumba de Raquel, o bien puedes explorar el muro en busca de algunas de las piezas artísticas de Bansky y otros grandes artistas callejeros y por supuesto, platicar con las personas de la localidad, tomar el té con ellos y conocer su historia. Belén es también un excelente lugar para comprar artesanías elaboradas en madera de olivo, y para esto, uno de los talleres artesanos mas finos de la región, se encuentra a tan solo unos metros de la plaza principal, justo al costado izquierdo de la mezquita frente a la natividad, y a escasos cincuenta metro aproximadamente, encontrarás el taller, tienda y galería, en mi experiencia, inútil regatear, puedes seguir por el mismo camino y encontrar otras cuantas curiosidades, como el mercadito de la ciudad, puestos de comida callejera, venta de textiles artesanales, ropas locales y tiendas para comprar básicos.

Desde Belén puedes llegar a casi todos los lugares en el West Bank, mis principales recomendaciones son, Hebrón, su mercado y sus mezquitas, las tumbas de Abraham e Isaac, Canaán, Mar muerto, Jericó, Hisham Palace y menos común pero que sin duda vale la pena, uno de los campamentos de refugiados mas cercano a Belén, Aida Camp, un lugar que sin duda te ayudaré a comprender la realidad de la ciudad, un poco mas acerca del conflicto en que viven y que hará de ti uno mas de los embajadores que Palestina tanto necesita alrededor del mundo.

En el mercado de Hebrón podrás comprar artesanías directo de manos de los productores y si visitas Ramallah, debes tener en cuenta que es una de las ciudades con mayor población musulmana en la región y una de las mas conservadoras, así que consejo chicas, piernas, cabeza, brazos y pecho bien cubiertos y eviten fumar en presencia de la gente, en especial de los hombres mayores.

Viajeros, Palestina es uno de los lugares con mas tradición en el mundo, con la ciudad mas antigua del mundo y que hasta la actualidad sigue habitada, es sin duda un lugar donde vas a vivir el choque cultural. Podemos dar tantos consejos y no acabar, pero recuerden que hay que viajar con curiosidad, empatía y respeto. Que a donde sea que vayamos, el impacto realizado a todos aquellos que nos rodean sea lo mas positivo posible y lograr un mundo donde cada sociedad y grupo pueda integrarse al todo de la humanidad sin sacrificar sus diferencias.